Llama desde tu móvil

Versión impresa

¡Es gratis!

Gaby llegó temprano a la sinagoga. Iba con su padre a dar a gracias a Dios. Tenía una razón muy especial para estar ahí. Dos días atrás, mucha de la gente que estaba en el templo, se había dado cuenta de la terrible enfermedad que le postrara en cama. Se le concedían pocas esperanzas de vida. Los médicos se declararon en incompetencia. 

Todo parecía indicar que Gaby moriría. Sin embargo, llegó la luz a su casa, cuando un maestro joven, le tocó la frente y le dijo con amor al oído, “Despierta, dios te ama”. Ella se levantó y todos quedaron asombrados.

El milagro se supo en todo el pueblo. Pese a eso, en la sinagoga era vista como si no hubiese pasado nada. El encanto del acontecimiento parecía haberse perdido. Y lo peor no era eso, sino que los maestros de la ley, que encabezaban la ceremonia religiosa, en su oportunidad, comenzaron a lanzar fuertes acusaciones en contra de quien la había curado. Decían que era un emisario del demonio.

Al escuchar esto, Gaby soltó la mano de su padre y salió llorando de la Sinagoga. Corrió para alejarse pronto del lugar. Se detuvo en la plaza central del pueblo. Justo al lado de un bonito estanque de agua. Alguien le dijo: “¿Por qué lloras?”. Ella respondió: “Es que el maestro que me curó es bueno, y en el templo están hablando mal de él”. Entonces, la otra persona expresó: “No te preocupes por eso. Lo que pasa, es que solamente tienen diferentes objetivos. Mientras tu maestro quiere dar vida y libertad. Ellos quieren darles muerte y esclavitud. Mientras tu maestro predica el amor, ellos predican el odio y la envidia. Mientras tu maestro actúa haciendo obras, ellos solamente hablan.”

Al escuchar esto, Gaby subió la vista y decidió interrumpir a quien hablaba, preguntando: “¿Quién eres tú?” La respuesta fue: “Soy la voz que te dice, despierta, Dios te ama”. Ella sonrió y abrazó a su maestro. Su nombre Jesús. (Del taller de la imaginación de Juan Francisco R.)

Lo anterior, me sirve de referencia para comentar, que en el municipio de Eduardo Neri, existen un gran número de buenas obras, realizadas en tiempo del ahora diputado electo, Ignacio Basilio García. Pese a eso, es normal que surjan los comentarios de sus detractores, porque sencillamente, ellos buscan otros objetivos.

Durante el periodo de Nacho Basilio, como se le conoce en el ambiente político, los habitantes de Zumpango vieron transformarse su acceso principal, la alameda central, así como diferentes arterias y parques. Sin olvidar, la obra impresionante en materia de infraestructura deportiva. Cabría aquí incluir, el centro de atención especial para los jóvenes.

Hoy se puede caminar y disfrutar de diferentes obras que fueron hechas durante su gestión. Sus detractores piensan distinto, porque no están para echarle porras y sus objetivos son diferentes, conviniéndoles sembrar discordia. El punto es, que ellos mismos gozan de algunos beneficios, porque la obra es social.

Y si se aduce, que lo hizo con recursos del pueblo. Señoras y señores, nunca el dinero hizo algo solo. Las obras y proyectos se hacen con visión. Eso está por encima del dinero. ¿Cuántos habían pasado por el poder, sin meter mucho mano a la imagen de la cabecera o dar un fuerte impulso al deporte? La obra de Nacho Basilio ahí está. Los detractores, solamente tienen otros objetivos. Esa es la cuestión.

Mensajes y comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 

GRATIS POR TIEMPO LIMITADO. Terminal para que aceptes pago con tarjetas de crédito usando tu móvil. Si no la tienes, estás perdiendo muchos clientes. Aprovecha; por tiempo limitado el lector de tarjetas es completamente GRATIS. PIDELA

1063682
HOY
AYER
Esta semana
Semana pasada
Este mes
Mes pasado
Desde 4/sept/2015
296
632
1584
1056323
21807
46858
1063682

TU IP: 54.92.190.84
2017-04-25 09:32